lunes, 25 de junio de 2007

Vado già a Roma!!


Mañana, a la misma hora que os estoy escribiendo hoy, debería de andar recorriendo el sur de Roma, que es lo que no nos dio tiempo a ver, allá por el 2003. Aún hay muchas cosas que ver. Visitaré el foro boario, la piramide cespio, la isla tiberina, el circo, el teatro de Marcelo, la boca de la verdad... También a ver si podemos entrar en el Ara Pacis, que hace cuatro años estaba cerrada al público, y tengo ganas de verla con mis propios ojos. Visitar Ostia. Tal vez dejarnos caer por alguna pedregosa y cercana playa... Quemarme cual guiri anglosajón (soy tan blanquito...). Y supongo que descansar, pasear y relajarme. Me he propuesto una rigurosa dieta de pizza para comer, y helados para cenar. Y voy a cumplirla a rajatabla.


Calor y más calor. Así me imagino que será. ¿Qué le vamos a hacer? Lo mismo cumplo mi sueño de sacarme una novia italiana de bonitos ojos verdes y grandes senos (tetas, vaya). Quién sabe.


Deseadme buon viaggio!!, que me voy a hacer la maleta. Nos vemos!

viernes, 22 de junio de 2007

"Tiermes me mata"


Ayer por la tarde, andábamos tirados por el cesped de delante de la facultad, tomando unos botellines con la amiga con la que nos iremos a Roma, ya dentro de nada, cuando apareció por allí una antigua compañera de barracón en las excavaciones de Tiermes.

Nos estuvo poniendo al día de todas las novedades de Tiermes. Hay que pensar que Tiermes fue donde perdí la "virginidad" como arqueologo. Y posiblemente sea aquel uno de los mejores veranos vividos: conocí a muy buena gente (muchos de los cuales, hoy día, son mis mejores amigos. Es con lo que me quedo de aquella campaña), conocí la vida del arqueologo, aprendí a jugar al duro, al filomé, asistí a mi primer plenilunio, sentí la sensación de desconexión con todo, con las comodidades prescindibles de una ciudad, con la contaminación, con el ruido... Jamás había contemplado tan bien las estrellas...

Eran noticias que me dejaron alucinado cuando las contaba. Que ella había leido ese mismo día: La Junta de Castilla y León pretende quitarle los permisos a los arqueologos del proyecto Life Tiermes, para dárselos a un nuevo equipo, totalmente distinto, desprestigiando la labor desarrollada durante tantos años. Quizás sea positivo un cambio para que todo vuelva a coger impulso. Nadie más que yo quiere que Tiermes sea uno de los mejores yacimientos de España y de Europa. Pero hay formas y formas. Esto solo se entiende por el politiqueo y odios mutuos entre la gente del proyecto Life y la Junta. Quitarles el yacimiento... puede que sea algo interesante para los de arriba. La justificación: la correcta conservación de lo excavado.

Como "anteproyecto" de restaurador que soy ;P Me pliego. No todo es excavar y sacar a la luz. Pero, evidentemente, esto no es más que una putada a la gente de Tiermes (a Santiago principalmente), que tanto ha peleado y conseguido para ese yacimiento y comarca.

Leed el artículo. No tiene desperdicio:

Ojalá que las cosas no se desmadren -si ejque... en cuanto hay políticos y pasta de por medio...-, y el que salga perdiendo sea el yacimiento y el proyecto Life.


...ahora que he vuelto a ver las fotos de aquel verano... me doy cuenta de qué suerte tuve de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Y me entra tanta nostalgia...
"¡¡POR LUUUUGH!!"

miércoles, 20 de junio de 2007

martes, 19 de junio de 2007

Sueño un árbol


Hace ya algunos meses, tuve un sueño una noche -suena a comienzo de una arenga militar xD-. Lo recuerdo como el que posiblemente sea uno de los sueños más originales que halla tenido. Sobretodo por lo bien definidos que eran los distintos símbolos y elementos que se fueron presentando. Es por ello por lo que aún no he olvidado nada de él. Eso y porque, al despertarme, me dediqué a memorizar cada matiz. Para una persona que rara vez se despierta recordando lo soñado... Yo creo que el 96% de mis sueños son de tipo erotico-festivo '^^

Os lo narro, por si alguien llega a saber qué interpretación tiene o puedo darle -si Artimidoro al menos dijese algo sobre esto... jeje-. He recuperado el email que le mandé a Drusila para contárselo, y así no olvidarme de ningún detalle.

Mi sueño empezaba...

No estoy solo. Me acompañan mi hermano gemelo y Drusila -que es una amiga de la academia de dibujo, con la que siempre me siento muy unido y a gusto-. Los tres vamos caminando, decididamente y sin pausa.
Nos encontrábamos en medio de un terreno de colinas y más colinas, de media altura, inclinadas, muy verdes, carentes de árboles. Las pendientes eran pronunciadas, pero no lo suficiente como para llegar a dar vértigo, ni cansarnos cuando las recorríamos, ni al subirlas, ni al bajarlas. Cada colina estaba orientada o presentaba una inclinación distinta a la anterior. Todas se iban superponiendo. Las unas sobre las otras. La imagen era bastante relajante, bella, y lo era aún más porque el cielo era igualmente original y precioso.

Llegaba un momento en el que un rio se nos aparece, y nos fuerza a detenernos. Era grande, ancho. Está revuelto, lleno de saltos y rocas que vuelven el cauce en agitado. Sin embargo, parece no cubrir mucho, y el agua, aunque azul oscuro, parece poco turbio o sucio. No nos lleva mucho tiempo darnos cuenta que muy cerca, a penas unos metros, hay un gran puente de piedra que comunica orilla con orilla. Es Viejo. Muy bonito. Está destrozado y caido sobre el río. Posiblemente sea romano. Nos gusta cuando lo vemos, y nos da confianza y seguridad cuando vamos a cruzarlo. De roca en roca se puede caminar sin peligro. El puente está fracturado, partido, en varios pedazos bastante completos, bien consolidados sobre el lecho del río que se esconde debajo de él. La corriente de agua está prácticamente oculta. No hay miedo ni posibilidad real de caer en ella.

Los tres estábamos alegres, contentos. La imagen del puente derruido es tan bonita, melancólica y magestuosa, y el puente parece tan antiguo... Nos entran ganas de pintar, dibujar o fotografiar aquello.
Si el puente está roto parece ser que es por culpa de un grandísimo árbol, que intenta crecer a través de la construcción. O que, al hacerlo, acabó desmenuzando el puente. No tiene hojas, pero, aún estando seco, es impresionante: tamaño en proporción al puente o a nosotros, y también la imagen de firmeza y decisión.
Nos tiramos minutos y más minutos observándole. Tratando de satisfacer nuestra curiosidad, y de guardar en nuestras retinas el conjunto de puente+árbol.

Es atardecer, y la sensación de bienestar inunda todo el cementerio en el que parecemos estar entrando. En realidad parece que es un cementerio abandonado, antiguo, que ahora aparenta ser un inmenso parque, que nosotros queremos o tenemos que recorrer. Y las tumbas aparecen aquí y allá, a lo largo de las distintas colinas. Es un cementerio al uso, solo que olvidado.
Nos detenemos a mirar unas viejas tumbas, con lapida de mármol blanco y asentada en un nicho de viejos ladrillos. Parecen ser muy antiguas, y Gerardo y yo nos ponemos a comentarle a Drusila que posiblemente antecedan en muchos años a las restantes tumbas. Son 4 ó 5 a lo sumo, y parecen destacar por su singularidad. Están en medio de una verde hierba. La sensación que transmiten es de gran riqueza y calidad. Seguimos nuestro camino.

Pero hay un momento en el que dejamos de caminar y nos subimos en un coche. Tal vez cruzar el puente y el cementerio son pasos necesarios hasta llegar al coche. No es un coche moderno. Sino que parece ser un coche de esos de paseo, en plan elegante. Los que se usan en las bodas.

Los tres charlamos, estamos relajados y felices durante todo mi sueño. Y lo que sí parece es que vamos saliendo de lo oscuro/nublado a lo soleado y bañado por la luz del atardecer. Aunque el cambio en ningún momento es brusco.

Así, que yo recuerde que me llamase más la atención... fue la sensación de felicidad; la sensación agradable de caminar por unas colinas que eran fáciles de superar, verdes y frescas; La imponencia del puente y del árbol. Su singularidad; Que puente y árbol estuviesen derruido y seco, respectivamente, pero siguiesen reflejando fortaleza y belleza por su tamaño colosal; El descubrimiento del cementerio perdido, y la singularidad de las tumbas que se distinguian de las restantes; Que todo el sueño recurriese a elementos antiguos, que puede entenderse porque soy arqueólogo; La propia sensación de recorrer un espacio para llegar a otro totalmente diferente; La presencia del rio...

Si guarda relación con la muerte... yo así no lo entendí cuando me desperté. No fue esa la sensación que me transmitio el sueño.

lunes, 11 de junio de 2007

Aclarar la ropa en el Arno



Este último fin de semana, muy movidito todo él, lo hemos pasado con una pareja de italianos, llamados "Paola e Simone", amigos de una amiga. Venían a conocer Madrid, y se fueron, más que cansados de tanto turismo, agotados. Si hay algo que sabemos hacer mi hermano, Luisón y yo es hablar de curiosidades e historia de Madrid (se puede decir que somos madrileños de pro, aunque Luis sea gallego de nacimiento), y ellos estaban muy decididos a verlo todo (menos mal que no tuvieron tiempo de ir de museos -El Prado-, porque la matada habría sido mayúscula). Así que tuvimos mucho tiempo, estos tres días -viernes, sábado y domingo-, para practicar nuestro italiano (pobre Gerardo que tiró por el francés en vez del italiano). No pensaba que hubiese perdido tanta práctica hablando, pero me costaba conjugar el pasado próximo y recordar el vocabulario que antes manejara con algo más de soltura.


Uno de los debates fue el del origen del italiano moderno, como lengua oficial (nacional), emanado desde el dialecto toscano, así como los por qué de esta adopción, sobre cualquier otro dialecto... como, por ejemplo, el romano.


En el norte de Italia encontramos una serie de dialectos de origen galo-itálico, que guardan muchas similitudes de pronunciación con el francés, así como terminaciones truncadas. Estos son los dialectos piamontés, lombardo, emiliano y el ligur. Pero aún hay otras dos grandes ramas. El dialecto hablado en el Tirol italiano, así como en la Dalmacia, Istria y el área de Venecia es el veneciano. Más abajo, tienen los dialectos centromeridionales: el toscano, corso, sardo, romano, los dialectos de la Campania (con el abruzo y el apulio), el siciliano napolitano y calabrés. Los dialectos que se hablan en la Cerdeña central y meridional constituyen un grupo diferente y se les ha llegado a considerar como una rama autónoma dentro de las lenguas románicas, mientras que el italiano que se habla en la región alpina, al norte de Venecia, el friulano, se considera así mismo como dialecto del retorrománico.


Simone decía que sí, que el origen toscano del italiano oficial era indiscutible, pero que, si allí se encontraban los orígenes del vocabulario, del léxico, de Milán sería la morfología y la forma de estructurar las frases (sintaxis), tal y como defendía Alessandro Manzoni. Es decir, que el italiano actual y nacional se organizaba desde un vocabulario (un léxico) toscano (Florencia, Siena y Pisa), pero aquellas palabras se dispondrían "a la milanesa".


Manzoni es uno de los más representativos autores italianos. Él fue quien estableció, en el siglo XIX, el primer canon de la unificación lingüística nacional. De ahí la importancia de este personaje. Lo encontramos en su obra maestra, Los novios, que, por lo visto, podría considerarse la primera "auténtica obra completamente escrita en italiano". Porque sería ella el primer peldaño de la unidad lingüística italiana.


El dialecto toscano ya había alcanzó la preponderancia durante el siglo XIV, dada la situación geográfica central de la Toscana (Florencia), principalmente. Además, el toscano es el dialecto que menos se aparta morfológica y fonológicamante del latín clásico. Pero hay que añadir que la cultura florentina había "parido" a los tres grandes autores, que mejor hayan comprendido el pensamiento y el alma italianos, durante la edad media y el temprano renacimiento: Dante Alighieri, Petrarca y Boccaccio. Esa "supremacía", ese prestigio, empezaría, por lo tanto, en lo cultural. En Italia no habrían de ser tan determinantes las razones políticas (que tan arbitrarias y problemáticas suelen ser).


Durante los siglos XV y XVI, las gramáticas han tratado de conferir al toscano la condición de idioma italiano clásico, en su pronunciación, sintaxis y léxico. Por lo que en ocasiones, al considerarlo "clásico", pudieran haberlo convertido en otra lengua muerta (exagerando), pero no ha sucedido así porque el italiano ha aceptado los cambios inevitables de cualquier lengua viva.


Las publicaciones de la Accademia della Crusca (que es la autoridad oficial en materia lingüística para los italianos, al modo de nuestra Real Academia de la Lengua) darían unas normas, desde 1583, teniendo en cuenta tanto el "purismo" clásico como la evolución inevitable de la lengua. Y pasando a adoptar otras aportaciones, nuevas, tomadas de los restantes dialectos, en un proceso de aceptación de los usos lingüísticos mayoritarios en Italia. Tal vez sea así como debamos entender la explicación de Simone: el italiano nació en la Toscana, pero se ha ido transformando y evolucionando contando con el apoyo de los restantes dialectos italianos, desde un primer momento.


Y lo demuestra el hecho de que el léxico toscano no sólo comparte, con el italiano "estándar"/oficial, la casi totalidad del vocabulario, sino que, paralelamente, buen número de palabras son de uso únicamente regional toscano, o, al menos, cuentan con una difusión más reducida. Por ejemplo: bove (buey), babbo (papá) -yo oí llamar así a su padre a una amiga que era de Bolognia, que es una ciudad de otra región, la Emilia-Romagna, por poner un ejemplo-, desinare (almorzar, cenar), diaccio (helado), treciolo (pepino). No sólo eso, sino que, ya dentro del toscano, existen incluso subdialectos (el fiorentino, el pistoiese, el lucchese, el aretino-chianaiolo o el senese, entre otros), que evidencian la dificultad de defender un único camino para los italoparlantes.


No es extraño que se pueda discutir, largo y tendido, sobre la problemática del italiano como lengua. No ya buscando sus orígenes, sino también desgranando las aportaciones de otros dialectos que no son el toscano. Algo parecido podemos observar con el español, que se ha enriquecido, más allá del castellano, gracias a un léxico aportado por las restantes lenguas peninsulares y cooficiales.


La gran diferencia está en que en Italia pesó más la primacía cultural, en la elección del dialecto toscano, y en España los factores históricos y políticos (o eso han llegado a pensar algunos, gracias a las formas y usos de nuestros políticos, en la "larga y media duración"-como diría Braudel-), que, a todas luces, suelen ser más conflictivos y levantar más ampollas, como dijimos. Otro ejemplo más de esa mentalidad 100% práctica de los italianos.





... le povere parole insomma,
che si dicono ogni giorno e volano via con la vita:
le parole non scritte di cui non c’è niente di più bello


(P.P.Pasolini)

domingo, 10 de junio de 2007

Eppure Sentire (Un senso di te)

A un passo dal possibile
.
A un passo da te
Paura di decidere
.
Paura di me
Di tutto quello che non so
Di tutto quello che non ho
.
Eppure sentire
Nei fiori tra l'asfalto
Nei cieli di cobalto - c'è
.
Eppure sentire
Nei sogni in fondo a un pianto
Nei giorni di silenzio - c'è
.
un senso di te
.
C'è un senso di te
.
Eppure sentire
Nei fiori tra l'asfalto
Nei cieli di cobalto - c'è
.
Eppure sentire
Nei sogni in fondo a un pianto
Nei giorni di silenzio - c'è
.
Un senso di te
.
C'è un senso di te
.
Un senso di te
.
C'è un senso di te


el video aquí

miércoles, 6 de junio de 2007




Hola a todos. Ayer no tenía muchas fuerzas como para abrir una segunda entrada, algo más... algo menos... tonta! Luego fui incapaz de conciliar el sueño... y casi me tire más tiempo dando vueltas en la cama que en creando este blog. Supongo que porque no resulta tan fácil dejar de pensar en ciertas cosas, que te van rondando la cabeza a lo largo de la semana/fin de semana, porque siempre te acuerdas de lo que quedó por hacer o decir a aquella chica que te trae loco... o sencillamente porque hace demasiado calor en el cuarto, o te das cuenta demasiado tarde de que, aquella ensaladita que te hiciste para cenar (únicamente porque se te olvidó descongelar las sepias que tenías para esa noche, o porque hubo demasiadas cosas que han terminado por caducarse al final de la nevera), y por muchas chorraditas que le metieses -mozzarella, tomatitos cherry, pasas, piñones...-, no resultó ser suficiente, y ahora te suena la tripa. Vete a saber.

Ayer creo que fue una mezcla de todo esto, a partes iguales. Pero lo cierto es que llevo unos cuantos días que no consigo conciliar el sueño. Por muchas películas que me vea, para coger sueñecito. Por muy cansado que esté. Y así me está pasando que voy acumulando cansancio y más cansancio. Me prometo, nada más despertarme, que no me dormiré la siesta para no favorecer estos desvelos de noche, y confio en que de resultado. No quiero acabar como en la película El maquinista de Christian Bale. Deja, deja, que además ya estoy demasiado flaco, como para imitarle!

Lo único bueno es eso: que estoy pudiendo ver muchas películas. Ayer me vi la vida soñada de los angeles. Desde luego una muy buena película francesa, de1998. Os la recomiendo a aquellos que no hallais podido verla aún. A mi me sorprendió. Nunca había oido hablar de ella.
A parte de transcurrir en una ciudad (Lille), o cerca de ella, en la que conozco a un gabacho gilipollas y neurótico -hablo a título individual. No digo que todos los franceses sean gilipollas. Este que os digo, personalmente... sí lo era-, y de contar con premios a las actuaciones de ambas protagonistas (Élodie Bouchez y Natacha Régnier), que representan a sus personajes magistralmente... es que además se unía a un argumento con el que muchos jóvenes nos identificamos, en mayor o menor medida: el mundillo de los trabajos temporales; la inseguridad que origina el recapacitar en todo lo que aún está por llegar; la necesidad de conocer nuevos amigos, nuevos sitios, constantemente... la necesidad de amar y sentirse amado... El miedo a la soledad... Y, en definitiva, la lucha por ir abriendo caminos. Estos, los caminos, parece que no llegarán a coincidir en el caso de Isa y Marie (E.B. y N.R., respectivamente), porque ambas habrán de tener una forma distinta de comprender y asir la realidad que las rodea. Y es, en esta distinta forma de leer aquello que las afecta, donde se pone en entredicho la supuesta fortaleza inicial de las dos amigas.

No quiero contaros mucho más. Creedme que os gustará. Y ya me contareis que os ha parecido, ¿vale? :D

Ci vediamo!

Un estreno. Pero no me queda mucho confeti!


Llegué a tener un pequeño blog hace algún tiempo, asociado a mi cuenta hotmail, que, a parte de ser tristemente poco visitado y participativo (jooo), terminó por volverme loco. Yo sólo lo usaba para colgar alguna foto, canciones, comentar alguna tontuna, alguna película, algún viaje o quedada. Pero, sin lugar a dudas, lo que más me gustaba era poder compartir fotos.

...Qué mala idea la de cambiar el windows home por el xp. Cambié copia original por una que me pasó mi primo. Siempre conseguía alguna forma de saltarme los controles de windows. Hasta que llegó el día que no fui capaz. Y dejé de poder subir fotos y canciones.

Soy un tipejo persistente. Y yo creo que casi ya llevaba un añito con aquello en marcha, como para tirar la toalla. Quería salvar aquellas entradas por encima de todo. Me recordaban momentos pasados/deprimentes/divertidos, o sencillamente proyectos macabeos, más o menos radicales, y que terminaba por permitir una especie de seguimiento, de algunos meses atrás, sobre mi vida. "¡Oh! qué ególatra. Todavía creería que su vida sería interesante...". Ya, lo sé... pero tampoco es que vayan a hacer una película sobre mi vida. Y siendo historiador... ¿por qué no hacer una pequeña revisión sobre lo que me acontecía día a día? Elaborar mi propia historia.

En el fondo, no dejo de ser un masoca (los que me conocen un poquito saben que no miento), y me gustaba ir disponiendo, de forma cronológica, los quiebros y requiebros, sobre el amor, para ir analizando mi "suerte de varas". También era un poco para hacer de auto-psicoanalista (así sale baratito), y poder hacerme críticas positivas (finalmente nunca he terminado por aprender de los errores cometidos. Y así me va).

Me tiré mogollón de tiempo esperando una solución -mi blog, sin fotos ni música era demasiado aburrido. De eso no cabía dudas-. ¿Pero que coño podía hacer? me gustaba mi pequeño y cutre blog.

Me olvidé de aquel blog. Me olvidé de aquella rutina. Cerré el chiringuito. Pero, leyendo el blog de un amigo, me animé a continuar aquel inicial y primitivo blog. A ver cómo rueda.

Espero que os entretengais algo. En eso consiste también todo esto. Intentaré que esto no sea demasiado aburrido. Palabra. Y, sobre todo,no me dejeis aquí sólo. Participad! 0_o Uy!, creo que he lanzado el imperativo que siempre se pone muy de moda en el periodo electivo y de las autonómicas -que acabamos de sufrir-. Añadiré un humilde "por favor" :D

En la próxima entrada me presento formalmente, ¿vale? Que mañana tengo academia de dibujo, y me toca madrugar un poco.

Muchos saludos a todos, y hasta más ver,

Gonzalo