viernes, 30 de noviembre de 2007

Negramaro



NUVOLE E LENZUOLA

Ore che
lente e inesorabili
attraversano il silenzio
del mio cielo
per poi nascondersi
ad un tratto dietro
nuvole che straziano il sereno
sentirle riaffiorare
quando tutto sembra aver trovato il giusto peso
aver la voglia
di rubarle al tempo
per potergli dare tutto un altro senso
distratto, stupido e testardo
come sempre provo a farlo
ho deciso di fermarlo
per poterti avere ancora
non dire una parola
sperando che non se ne accorga
ho strappato via
anche l’ultima mezz’ora
pensando che sia l’unica maniera
per sentirti qui vicino ancora
sempre più stupido e testardo
come sempre torno a farlo
e di nuovo per fermarlo
e poterti dire ancora
tra nuvole e lenzuola
non FARLO PER UN’ ORA
non farlo mai per ora
e stringimi allora
tra nuvole e lenzuola
non dire una parola
non dire una parola

ore che lente
e inossidabili
attraversano il silenzio del mio cielo
e si nascondono ad un tratto
dietro nuvole
che straziano il sereno
le senti riaffiorare
quando tutto
tutto sembra aver trovato il giusto peso
aver la voglia di rubarle al tempo
per potergli dare ancora
un altro senso ancora

stringimi allora
tra nuvole e lenzuola
non DIRE UNA PAROLA
non farlo mai per ora
abbracciami ancora
tra nuvole e lenzuola

non dire una parola
non dire una parola

ore che lente e inossidabili
attraversano il silenzio del mio cielo
e si nascondono ad un tratto
dietro nuvole
che straziano il sereno
le senti riaffiorare quando tutto
sembra aver trovato il giusto peso
aver la voglia di rubarle al tempo
per potergli dare ancora un altro senso ancora
  1. http://es.youtube.com/watch?v=iX_gekimQTU
  2. http://www.negramaro.it/

jueves, 22 de noviembre de 2007

James Cagney





Uno de los mejores actores del cine negro, el irlandés pelirrojo, James Cagney. Ganador del oscar con Yankee Doodle Dandy -que no he encontrado comercializada en España-. Genial en Ángeles con caras sucias (mi favorita), G-Men contra el imperio del crimen, Los violentos años 20, El gran tipo (mi otra favorita), Al rojo vivo o Un, dos, tres, es, sin lugar a dudas, el mejor actor para películas de gangsters de los años treinta.

Una de las mejores escenas de James Cagney en el cine, respondiendo a las intimidaciones de un gangster, en El gran tipo.


En el final de la película Al rojo vivo, Cody Jarrett sumido en la locura.

L'Imperfetto

Hoy, en el Instituto italiano de cultura (IIC), he estudiado una nueva forma verbal italiana, que, seguramente, debería ser más que útil a un historiador: el pasado imperfecto. Ya conocía el pasado próximo, y la verdad es que es uno de los tiempos verbales más importantes. Si el pasado proximo lo utilizamos para acciones del pasado, pero que se daban por acabadas o que solo se produjeron una vez, el imperfecto sirve para hablar de acciones acabadas, pero que se daban repetidas veces o eran habituales, eran de movimiento, describían alguna cosa o hablaban de dos acciones del pasado, de duración indeterminada, que sucedían al mismo tiempo.
Y, hasta hoy, era incapaz de expresarme en italiano, más que de forma limitada, para hablar del pasado. Con lo que, antes, tenía que idear un giro con el que poder expresarme en ese tiempo. Y, recapacitando sobre ello, me he dado cuenta que hay quien necesitaría estar moviendose por otro idioma, que no sea el nativo, para comprender que dispone de un "pasado prossimo" o ya "imperfecto" (pretérito perfecto e imperfecto en castellano), porque, en realidad, el pasado para él sólo es eso: algo que ya acabó y a lo que no ha de darse importancia, más allá de esta constancia que impusieron los filólogos.
Ayer, después del funeral del padre del antiguo amigo, empecé a hablar con un antiguo compañero de clase -de cuando yo estudiaba en un colegio del Opus-, al que no veía desde aquellos aciagos días. Hablábamos de Sevilla -como podríamos haber hablado de Chinchón- y el caso es que empezó a comentarme las maravillas del ave: Madrid-Sevilla, Madrid-Córdoba y demás. Cuando yo dije: "bueno, en realidad, las obras del ave en Córdoba son todo menos maravillosas, porque se llevaron por delante el palacio de Maximiano Hercúleo".

-¿El palacio de quién? ¿Haber parado la obra?
-No, pero basta con no "arrasar" por el medio, se podría haber bordeado.
-¿Unos restos arqueológicos? Eso no le interesa a nadie. Si por los arqueologos fuese, aquello se habría retrasado mil años y los costes se habrían disparado. ¡Qué más da!

Intenté decirle quien era Maximiano Hercúleo y por qué había quien hablaba del mayor "genocido arqueológico" del siglo XX -en realidad yo leí esta expresión, y la verdad es que no estaba bien acuñada, porque un genocidio es otra cosa. Pero sabía qué quería expresar-, hablarle de la importancia de ese palacio. Y de cómo habían primado, precisamente, los intereses políticos (poder ponerse la medallita de haber acabado la obra en su tiempo) y económicos (no alargar la obra), para justificar que se llevase todo por delante.
Y, cuando notas que le importa bien poco lo que, desde un inicio, ya ni conocía, te das cuenta que es como echar margaritas a los cerdos. Así que sí. ¿Para qué habría de necesitar este individuo el pasado próximo o el pasado imperfecto? Hay gente que es feliz viviendo y preocupándose sólo en un tiempo. La larga, media y corta duración en este tipo de personas se reduce a lo que puede llegar a ver dos pasos por delante suyo. Yo aseguraría que ni sabe vivir el presente, que todo se reduce, en su cabeza, a alcanzar un puesto de trabajo bien visto, intentar preparar un futuro para amasar dinero, ir a misa los domingos de guardar y no perder el ave Madrid-Sevilla, no vaya a ser que luego no pueda realizar aquello que él tiene que legar al futuro. En fin, de todo hay. Pero, ¿es verdad que hay quienes no son capaces de apreciar la importancia de la historia, que cuando incomoda prefieren arrasar en vez de encontrar alternativas, sólo por no asumir los costes?

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Prima e Dopo

Hoy era, para mi, un día de esos que todos nosotros marcaríamos en el calendario. La decisión no resultó ser tan sencilla como antaño me habría parecido. Aún recuerdo el pesar que me produjo ver cómo mis maravillosos dientes, perfectos en tamaño y blancura, saltaban hechos añicos, allá por el año de Gracia de Nuestro Señor... hace tanto que me cuesta contar cuántos han pasado desde entonces. Debía tener doce o trece. Cuando me dijeron "aún tienen que crecer los nervios/raices de los dientes para cualquier intervención" -siempre he sido tan inmaduro...-. El caso es que los años pasaron, y mi inicial pesar quedó en una indiferencia, casi consentida. En realidad hasta me gustaba la cara cómica y, sobretodo, simpática que me ofrecía tener los dientes paletos (los que están justo en medio y con los que se desgarra la comida) bien rotos. Yo, que siempre he sido de los que prefieren ofrecer una cara divertida de mi mismo.
No me resulta extraño que me lo pensase tanto antes de decidirme a arreglarmelos. Primero por la cuestión económica, pero quizás al final de lo que era consciente era de que, el 90 y muchos por ciento de mis actuales amigos, me conocían con los dientes rotos. Pues justo ahora podría ser el hito que partiese mi vida en dos, ahora que tengo 24 años.

Sea como fuere, el arreglarme los dientes era una regalo que me había prometido por aprobar las oposiciones de la Escuela Superior de Restauración. Ahora, que suspendí, más bien había pasado a ser una "recompensa" por el esfuerzo que hice, aunque infructífero de momento, que bien me merecía.

Estoy seguro que no me va a ayudar a cambiar mi suerte con las chicas, que lo mio es más cuestión de fondo, antes que de atrezzo, pero... nunca viene mal una ayudita, ¿verdad?
Ya me direis, los que me veais sonreir, qué os parece el pequeño apaño. Yo creo que ha quedado bastante bien. El dentista se pasó puliendo y quedaron marcas blancas, que él me aseguró se irían ocultando en pocos días.

Y nada... preparaos, que ahora muerdo.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Rita Pavone

Me había bajado alguna canción de Rita Pavone, para ver que tal sonaba la señorita en alguna vieja grabación, porque sólo había escuchado "Corazón", que acabo de encontrarme en un disco llamado Bravo Italia, como elogio a una selección de canciones italianas en tres cds.
Una voz quizás demasiado aguda para mi gusto, que, encima, me recordaba a la de una portuguesa que no me caía nada bien y que, afortunadamente, creo que ha pasado a ser historia. Por ello es que tolero algo más a Pavone. En realidad salvo por el apellido, habría apostado lo que fuese por que era inglesa o, al menos, norteña. Pero no, nació en Torino, y su padre era siciliano. Debió ser una niña prodigio de esas que, con diecisiete años ya estaba grabando un disco: La Partita di Pallone, cuya copertina, así, a simple vista, recuerda el programa de la Noche en blanco (¿recordais la entrada?) -me encanta lo de "amore twist".-
El caso es que, buscando y buscando -me he descargado alguna canción para ver si algo se puede guardar en mis compilaciones-, y buscando alguna imagen que poder asociar a la cantante cuando escuche las canciones, he dado con esta grabación de aquella canción que, ya antes de empezar a buscar, había reconocido en el disco que estaba escuchando: "Cuore"

Que, según he visto, debía ser muy famosa, atendiendo a las reacciones del público, que grita y aplaude muy contenta.
Pero también he dado con otra grabación muy divertida, en la que Rita baila de una forma muy desenfadada -parece que hasta las chicas que hacen el coro se están riendo-, en contraposición a una más que ordenada y seria orquesta, trajeada y bien formal.


Supongo que eran otros tiempos, otro pais, y ella era demasiado joven. Os pongo un enlace a su página oficial, donde hay algunas fotos y cuentan su biografía. Aunque el link de su paso por España está en pleno aggiornamento.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Dario Lombardo

Llevo queriendo abrir una entrada sobre el XXIV Festival Jazz Madrid 2007, pero nunca me pongo a ello, y en realidad porque, como no fuese para dar una lista de preferencias, o todo lo contrario, sobre grupos, conciertos o salas de jazz en concreto, basado en mis gustos y experiencias... no lo veía útil del todo, porque aún sigo siendo un novato en este estilo -únicamente soy un alegre miembro más. Y me gusta serlo-.

Por ello, me quedo en un modesto llamamiento para que no dejeis pasar por alto esta oportunidad de escuchar la buena música. Son pocos los conciertos que me han dejado indiferente a lo largo de todo este tiempo, y precisamente porque el jazz es enormemente sugestivo. No es más complicado que afinar un poco en el propio estilo dentro del jazz... Yo, por ejemplo, suelo descartar determinados estilos, como puedan ser la bossa nova o el acid jazz más estridente -tengo una compañera de italiano que precisamente era muy aficionada a este estilo-. Lo primero que hago es echar un ojo a ver qué instrumentos forman el grupo, y, normalmente, si hay saxo... me vale. El saxo es mi debilidad. El saxo, el contrabajo o el jazz bass. Aunque el otro día estuve escuchando la combinación armónica y trombón y también sonaba muy bien.

Un grupo me llamó la atención, y vereis que siguiendo mi línea... hasta era previsible: Dario Lombardo Blues Band. Es un grupo de blues del que nunca había oido hablar, y que, siendo italianos... bien merecían una oportunidad :D jajaja Los presentan como un grupo conocido en Europa. Y yo les he escuchado en un video del youtube, que no he sido capaz de poner en esta entrada, y no lo hacen mal. Un enlace a su página oficial al menos si he podido poner.

Yo me acercaré en breve a escucharles. Estarán en el Café Populart hasta el domingo 18. Como el Populart es un club de los que a mi me gustan, y no te cobran por entrar y sólo te cobran la consumición -ni siquiera se suben a la parra-... os animo a que os acerqueis.

Otro grupo -quizás mi predilección- anda por Madrid estos días: Fuasi & Ensemble. He podido escuchar a Fuasi Abdul-Khaliq, en el Populart, en dos ocasiones, y las dos veces he escuchado dos conciertos impresionantes. Entre mis discos predilectos se encuentra un disco que grabaron en el Café Central hará unos años. En ese disco está una de las canciones que, si recordais mi perfil, incluí en mi lista de preferencias: "Sun shower", que, cuando la escuché por primera... segunda y ya escuchándola en casa... es capaz de ponerme la piel de gallina. Sin embargo, Fuasi siempre pasa primero por el Cafe Central -iba a decir "puto Café Central"-, que, a parte de costarte ya 12 euros la entrada, basándose en que es un club de los más antiguos de Madrid, esté el grupo que esté, ya sean una patata o sean de la calidad de Fuasi & Ensemble; Además está la consumición -nunca se os ocurra comer en el Café Central su famoso menú de mediodía- y el hecho de que tienen contratado a camareros a los que ni dan alta en la Seguridad Social, pagan en dinero negro... -un amigo trabajó unas semanas allí-. Confio en que ande algún tiempo por Madrid-España, y pase por el Populart, como ha hecho otras veces, antes de volver para Berlín. Tiene, para mi gusto, uno de los mejores baterias, Nirankar Khalsa -he tenido que consultar para escribirlo bien :P-, que es un espectáculo... y que algunas veces se asoma por La Fídula, en alguna Jam session. Fuasi es uno de los que mejor manejan el saxo, y si, como a mi, os encanta este instrumento... no perdais la ocasión de ir a escucharle alguna vez. Desde el enlace a su página oficial podreis seguirle los pasos, aunque la última vez que me asomé andaba muy poco actualizada.

No dejeis, al menos, de haceros con la lista de la programación. Ya habreis perdido alguna de las grandes citas, como Harry Connick, que fue a escucharle mi hermana y dijo que era muy bueno (el nuevo Frank Sinatra? JA!); Ornette Coleman; Chick Corea, que fuimos a escucharle hace unos años y fue divertido, y además recibimos propaganda de una secta de esas chungas a la que pertenece el gran Corea; Kristian Randalu en el Bugui, que nos encantó... No dejeis pasar esta oportunidad de volver a escuchar y conocer nuevos grupos y clubs de jazz.

Este año el gran ausente, que otros años había venido al festival y no pudimos ir a sus conciertos porque no teníamos ni un duro: Jan Garbarek. Una pena.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Nosotros que tenemos veintitantos

Después de haber dejado un poco de lado este blog cutre mio, he entrado en la lógica de que o bien no paro en casa las últimas semanas o, si me paro, no hago ninguna otra cosa productiva que no sea colocar música y más toneladas de música -Gerardo ya se queja de que descargo demasiada-, o me pongo a preparar, mientras veo en la tele alguna serie a la que no quiero ni engancharme, mil un papelajos para doctorados y, ya de paso que salgo a entregarlos, me paro a mirar alguna cosa que me gustaría añadir a mi lista de quehaceres diarios y que, finalmente, son poco productivos o inútiles.
Entre tanto, fallece el padre de un antaño amigo, ahora desconocido -porque no estoy dispuesto lo más mínimo a volver a conocerle-; me vuelvo a sentir aprisionado entre mis mil fobias a la soledad; me da la sensación de que la mala suerte vuelve a caminar no demasiado lejos de mi, porque todo empieza a volver a salirme mal; y un amigo me pide que le acompañe a buscar su verdadero y único amor, cuando yo mismo pienso que solo es un despecho y el miedo a haber estado haciendo el imbécil todo este tiempo... y, sin embargo, vuelvo a ser un hipócrita amigo, y le animo a luchar por el amor, en el preciso momento en que yo empiezo a sentirlo demasiadas veces lejos y no veo interés en luchar por nadie que no sea uno mismo; y recibo un email de una vieja amiga... El email lo transcribo ahora. Un saludo,

......................................................

A la Crisis de los veintitantos Le llaman la crisis del cuarto vida. Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas dónde estarás en un año o dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estás ahora. Te empiezas a dar cuenta que hay un montón de cosas sobre ti mismo de las que no sabías y que quizás no te gusten. Te empiezas a dar cuenta que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años atrás...Te das cuenta que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios... por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc... Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato. Las multitudes ya no son tan divertidas'... hasta a veces te incomodan. Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales después de todo.Te empiezas a dar cuenta que algunas personas son egoístas y que a lo mejor, esos amigos que creías cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido, la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los mas importantes para ti. Ríes con más ganas, pero lloras con menos lágrimas, y con más dolor. Te rompen el corazón y te preguntas como esa persona que amaste tanto te pudo hacer tanto mal. O quizás te acuestes por las noches y te preguntes porqué no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor. Y pareciera como si todos los que conoces ya llevan años de novios y algunos empiezan a casarse. Quizás tú también amas realmente a alguien, pero simplemente no estás seguro si te sientes preparado para comprometerte por el resto de tu vida. Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas porque no terminas de tomar una decisión. Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estúpido. Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho dinero para tu pequeño sueldo. Miras tu trabajo y quizás no estés ni un poco cerca de lo que pensabas que estarías haciendo. O quizás estés buscando algún trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo. Tratas día a día de empezar a entenderte a ti mismo, sobre lo que quieres y lo que no. Tus opiniones se vuelven más fuertes. Ves lo que los demás están haciendo y te encuentras a ti mismo juzgando un poco mas de lo usual porque de repente tienes ciertos lazos en tu vida y adicionas cosas a tu lista de lo que es aceptable y de lo que no lo es. A veces te sientes genial e invencible y otras... solo, con miedo y confundido. De repente tratas de aferrarte al pasado, pero te das cuenta que el pasado cada vez se aleja más y que no hay otra opción que seguir avanzando. Te preocupas por el futuro, préstamos, dinero... y por hacer una vida para ti. Y mientras ganar la carrera seria grandioso, ahora tan solo quisieras estar compitiendo en ella. Lo que puede que no te des cuenta es que todos los que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Todos nosotros tenemos veintitantos' y nos gustaría volver a los 17-18 algunas veces. Parece ser un lugar inestable, un camino en tránsito, un desbarajuste en la cabeza... pero TODOS dicen que es la mejor época de nuestras vidas y no tenemos que desaprovecharla por culpa de nuestros miedos... Dicen que estos tiempos son los cimientos de nuestro futuro. Parece que fue ayer que teníamos 18... ¿¡Entonces mañana tendremos 30!¿¿¿¡¡¡Así de rápido!!!??? HAGAMOS VALER NUESTRO TIEMPO... ¡QUE NO SE PASE! La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento...Envíale esto a tus amigos de veintitantos... quizá le ayude a alguien a darse cuenta que no esta solo entre tanta confusión. No os desaniméis todavía nos queda mucho por vivir.
A LIARLA SE HA DICHO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!