domingo, 30 de marzo de 2008

Lago di Como

Un amigo me prestó un libro en italiano hace unos cuantos meses. Era una novela histórica ambientada en la Segunda Guerra Mundial, momentos antes de la capitulación de italiana, ante el avance de las tropas norteamericanas y la muerte de Mussolini. Se llama La Fenice del Bajkal, de Folco Quilici.
Quilici es un historiador italiano, que se supo vincular al cine, a la novela y a la televisión, y ha ayudado a difundir su conocimiento. Tiene, por otro lado, una forma sencilla y amena de narrar. Y también se agradece.
Ha llegado a recibir grandes elogios y premios, y estuvo hasta nominado por uno de sus guiones adaptados en una película de los setenta.
Para un historiador y arqueólogo como yo, no puede más que llamarle la atención que fuera él el encargado de realizar una serie sobre la obra de Fernand Braudel y Levi Strauss, Mediterráneo. Toda una sorpresa, al leer su biografía. Sus colaboraciones pasan, otras veces, por series dedicadas a la arqueología y a los documentales.
Paola, nuestra amiga italiana, me había mandado, hace un par de días, un email contándome lo emocionada que estaba, porque iba a visita, hoy domingo, por primera vez, el Lago di Como, al norte de Milán. Yo, al leer el email, intentaba recordar dónde podría haber oido ese nombre, o por qué me sonaba, al menos. Y es precisamente por esta novela.
La novela narra el intento por llevar a un lugar seguro, por medio de un vuelo misterioso, el diario y las cartas del Dux, cuando todo se avecinaba gris (por no decir negro). Se creía que, si esa carga llegaba a las manos adecuadas, sería posible una paz final, que salvase al régimen o, al menos, al propio dictador italiano: se trataba de una correspondencia secreta entre Mussolini y Churchill, y de unas negociaciones comprometidas, con las que poder, al menos, presionar, no quedando ya tiempo para nada más. Un seguro de vida. Finalmente... sería, a las orillas de aquel lago, en un pueblecito llamado Dongo, donde encontraron a Benito Mussolini. El soldado que le encontró se llamaba Urbano Lazzaro. Toda una casualidad que Paola me hablase de ese preciso lugar.
El lago es una auténtica maravilla, según he podido ver por imágenes de google, y mi amiga dice que es allí donde van personajes importantes/ricos, a pasar las vacaciones. Usease qué tiene caché: una de estas personalidades puede ser Madona, por ejemplo :) Por todo ello también será una zona un poco cara, y más dependiendo del pueblo en el que entres o la zona del lago al que vayas. Está a sólo una hora en tren desde Milán.

El caso es que, no por morbosa curiosidad ni nada parecido, sino por interés histórico, me apetecería conocer lugares tan interesantes y significativos de Italia, y no sólo quedarme en lo turísticamente estético; Por otro lado, también que sea por medio de lecturas y luego casualidades como estas, o buscadas, que vaya ubicando acontecimientos históricos -un sitio que me gustaría conocer, por su trascendencia histórica, son las murallas y la ciudad de Siracusa-...

Cuando mis compañeros de trabajo bromean (también porque yo hago lo mismo con su politólogía y periodismo) sobre el interés que puede tener la Historia, para un ciudadano de a pie, de la actualidad... pienso que el mero hecho de conocer y saber ya es más que útil, para llegar a ubicarte y relacionarte con todo lo que te rodea, y dejarte de guiar por un mapa de Michelín. Y siempre más allá de lo que pueda sacar el turismo vendiendo, por medio de una chapita, datos como podrían ser "En este pueblo se capturó a Mussolini el 28 de abril de 1945". Por algo la novela histórica sigue siendo uno de las literaturas más demandadas... y en la que se meten personas que se sientan con el mismo derecho que puede tener un historiador en estos lares, que deberían sernos propios. No es prepotencia de gremio, sino convicción de que primero ridiculizan y luego ven el negocio. Porque el mismo que me prestó el libro, aún siendo historiador (el prefiere llamarse arqueólogo), reniega de la utilidad de la Historia o la Arqueología. Pero le ve lo práctico a estudiar, seguidamente, Turismo... En fin, que de todo tiene que haber :)

Me encanta cuando me pongo en plan apologético ;P jajaja

lunes, 17 de marzo de 2008

Tiépolo y Francesco Guardi

Buscando entre los bolsillos de mi chaqueta (siempre llena de papelajos escritos y de tarjetas de sitios en los que he comido o simplemente pasado), encontré una entrada del Palacio Real de Madrid, que, si bien ya lo hubiera visitado de niño, no fue hasta la visita de nuestra amiga italiana que volví a recorrer sus salones y salas con algo más del interés que pueda tener un niño pequeño. Sí que tenía el recuerdo de su armería, de las armaduras de Carlos V y Felipe II, pero el resto no habría sido capaz de recordarlo.
Tapices, lámparas y relojes, pero también pinturas de Tiépolo. Y recordando sus pinturas, me puse a buscar información sobre sus obras y su vida. Frescos de colores llamativos y luminosos, con luces enfocadas hacia un punto concreto del dibujo, de la composición, que hacen un poco complicado el entender la obra de un solo vistazo -máxime si tienes que cambiar tu perspectiva (y dejarte el cuello) para apreciar las pinturas de los techos. Ello también da una sensación de una mayor amplitud visual, casi inabarcable en profundidad y extensión al mismo tiempo, que estoy seguro ayuda a magnificar bastante los salones. Eso buscarían, digo yo.

En cambio, no sé si es algo que me afecta solo a mi, me agitan mucho, no me siento cómodo contemplando este tipo de escenas, más allá de la calidad de las pinturas. Me transmite un poco de sensación de agobio, de un escenario que se precipita sobre mi. Lo mismo me sucede con las pinturas de Goya en la hermita del Santo, por ejemplo.
El caso es que, tratando de profundizar y recordar algo más sobre la pintura veneciana, y sus colores tan particulares, durante ese período del settecento, comprendes la repercusión artística que pudo tener, para el arte, la ciudad de los canales y del Dogo, insertándola en esa estética europea del XVIII, que disfrutaba con el paisajismo ceñido a la belleza y romanticismo de Venezia -una belleza de la que yo aún sigo enamorado.-
El resultado sería la proliferación de grandes artistas de la ciudad y de aquel período, como Canaletto o al cuñado de Tiépolo, Francesco Guardi, que personalmente me atrae mucho más. Siempre me gustaron esas escenas tan realistas, casi irreales y oníricas, llenas de nostalgia y detalles, como escondidas bajo suaves cortinas de niebla o humo. Me dan la sensación de atardeceres calmados y apacibles. Todo lo contrario de los frescos de Tiépolo. Y esa técnica tan depurada y tan bella, tan increiblemente bella, que ha ayudado a configurar la imagen actual de Venecia, y que permite que, al mismo tiempo, no hayan dejado de llamarnos la atención todas estas obras.
Frente al colorido, los atardeceres. De fondo la idea de la vedùta y el vedutismo. Dicen que el primero la desarrolló, permitiendo así abrir, con su fama, la posibilidad de que tantos otros autores venecianos llevasen a Europa las bellas estampas de la ciudad.

sábado, 15 de marzo de 2008

"Sing sing sing" de Benny Goodman

Os pongo la fantástica Sing sing sing del bueno de Benny Goodman, que estoy seguro que os encantará. Yo es una de las canciones que siempre llevo en el mp3, y que, cuando ha acabado, tengo que volver a escuchar por segunda vez; qué seguro que ya conocereis y que, para mi, sigue siendo una de las grandes joyas de la época de las Big Bands. Quizás su banda fuese una de las mejores en aquellas décadas, llamados a hacer historia, y que se recorrerían los EE.UU de una punta a otra.


Esta es una versión, de la misma canción, que por la calidad de la grabación da qué pensar. Más animadilla. Ospongo el enlace al video (dedicado a Clark Gable). Daos cuenta de lo que hace tener un buen clarinetista. Ésta versión destaca por la batería y la trompeta, más que por otra cosa: los gustos cambian. Cuidado, que yo soy de los que disfrutan subiendo los altavoces a mil y dejándome llevar por batería+trompeta.

Rey del Swing, merece hasta que se le haga una grabación fingida y, para mi gusto, demasiado ridícula (la época), representando el concierto en el que se consagró Goodman, y que debió grabarse muchos años después, porque, en el video, parece que tenga algunos más de 30 :D No os perdais a este fiera del clarinete, que bien se ha merecido estar entre los grandes.


y la segunda parte; y una grabación de 1937, seguramente del programa Let's Dance (me he estado informando), en la que podemos ver a un hombre de color -qué poco me gusta tener que hablar así-, tocando el xilófono (supongo que lo habré escrito bien)... fijaos que al lado suyo y delante de toda su banda -invitado-, que, para el año que es... pues dice mucho de Goodman: hombre de origen judio, de Polonia, que lucha por la igualdad y contra el racismo.


Y este video es espectacular: una grabación mientras llueve (que de ahí que estén en el escenario bailando con paraguas)... y que es una maravilla, porque se puede apreciar cómo todo el mundo ha saltado a bailar descalzo. Son los años del swing!!


IFEMA

Se acerca el mes en el que se desarrollará una de las más importantes citas para todos aquellos que, en poco menos de un año, tendrán que decidirse por qué Universidad escoger y en cual "encontrar" todo lo que buscan. IFEMA -la Feria de Madrid- y sus pabellones serán el escenario... y yo uno de los monigotes que interactuarán con los visitantes.
La Universidad Complutense de Madrid tiene, como es lógico, uno de los más grandes stands -qué poco me gusta este préstamo inglés- o tingladillo, y, como es debido, manda a ocho representantes del funcionariado interno de la institución. Además de funcionarios de carrera y oposición, han decidido mandar a dos becarios, que, como sabemos todos, trabajan mucho y se quejan poco... aunque cobran igual que los demás.

La jefa de personal me metió miedo en el cuerpo, el otro día, preguntándome si le podía acompañar, para decirme una cosa... y, como suele pasar, uno se pone en lo peor, antes que en lo mejor. El caso es que nos había llamado a mi hermano y a mi, y, sentados a la puerta de su despacho, nos propone participar, durante una semana, en todo esto de representar a la Complutense en IFEMA, porque, además, y esto era una de las razones de peso, anteriormente ya nos habíamos ocupado de las Jornadas Preuniversitarias, y sabíamos de qué iba todo esto. No sería otra cosa que ayudar a solucionar algunas dudas que nos presentase la gentucilla, tal y como harían todos los demás de los "elegidos".
Digo elegidos porque de hecho se trata de una elección y una suerte: Nos pagan a razón de X euros al día, dietas generosas y un día de fiesta al concluir AULA. A parte el sueldo habitual. La pega: las horas, porque sería estar allí todo el día, mañana y tarde. Peeeeeeero, yo en eso no me quejo.
Se trata de una plaza que pretende mucha gente y que, sin embargo, a nosotros, a mi hermano gemelo y a mi, nos ha caido en las manos. Y ese dinerillo biene muy, pero que muy, bien.
Si os acercais por AULA y por el chiringuito de la UCM, no dejeis de preguntarme, por ejemplo, qué tal está el cesped del Campus, qué profesores habría que evitar o cuáles son los mejores comedores de todas las Facultades, que seguro que los funcionarios de cátedra eso no lo saben ;P jajaja

martes, 4 de marzo de 2008

Nella stanza 26

Quería poneros esta canción de Nek, que da título al disco, creo que del 2006, y que en su día, cuando lo vi en Italia, no pude no comprarme, y que escucharía hasta la saciedad. Y, sin embargo, aún sigo diciendo que es la mejor canción del antes citado Nek. Espero que la disfruteis, si bien no he sido capaz de subir el video hasta el blog. Tendreis que abrirlo en otra página, que sino se os cerraría esta que lees (supongo que ya os habríais dado cuenta), y luego no podeis comentarla :)

Quell’insegna al neon
dice si poi no
è l’incerto stato d’animo che hai
non c'e la fai
ma dagli uomini
che ti abbracciano
e ti rubano dagli occhi l’allegria
non puoi andar via
non puoi andar via

se le lacrime ti aiutassero
butteresti via il dolore che ora c’è
è dentro di te

Nella stanza 26
tra quei fiori che non guardi mai
dove vendi il corpo ad ore
dove amarsi non è amore
e sdraiandoti vai via da te
nella stanza 26
dove incontri sempre un altro addio
che ferisce il tuo bisogno d’affetto
in quel breve contatto
che non c’è

L’uomo che non vuoi
l’uomo che non sai
sta bussando alla tua porta
già da un po’
ma non gli aprirai

come rondini imprendibili
vanno liberi da un corpo stanco ormai
i pensieri che hai

Nella stanza 26
tra quei fiori che non guardi mai
se ti affacci vedi il mare
ricominci a respirare
poi ti perdi nella sua armonia
e hai il coraggio di andar via

via da un mondo sporco che non vuoi
via da un bacio che non ha tenerezze
che non sa di carezze

e cammini lungo il mare
nel suo lento respirare
tu sei parte di quel tutto ormai

Nella stanza 26

metti un fiore tra i capelli tuoi
mentre l’alba nuova ti viene incontro
nel profumo del vento

Nella stanza 26
  1. enlace al video: http://www.youtube.com/watch?v=DsdQQvtLwcM
  2. la página oficial: http://www.nekweb.com/

León

A menos de una semana para nuestra escapadita a León, y asegurada la presencia de nuestra amiga Tere en el viaje, tan sólo nos queda organizarnos con el medio de transporte a usar. Éste habrá de ser el coche de la hermana de Anina (la que pone la casa, la invitación y toda la buena voluntad), y me parece que no podremos caber los seis en él. Así que a alguno de nosotros le tocará ir en el autobus solito.
Tal vez porque soy un caballero, porque sea un idiota, o ya porque creo que he descubierto que hasta me gusta viajar solo (si es en autobus), lo más seguro es que les acabe diciendo que yo ocuparé esa plaza en el Alsa , y que lo haré encantado si me invitan a una cerveza nada más llegar a León. Hace algún tiempo que descubrí que no hay mejor sitio, que el autobus, para pensar en las cosas de cada cual, mientras escuchas música en el mp3. Me gusta filosofar.

Lo de León fue una idea de Ana, que, en nuestro pasado cumpleaños, sacó toda su vena hospitalaria leonesa, y nos propuso a todos ir a su querida ciudad, a casa de su abuela, para descubrir "¡¡¡cómo son allí las tapas y las cañas!!!". Pues no tienen nada que ver con las de aquí, qué confundimos "cañas" con la mitad de lo que lo son allí. Un súmmum de caña-tapa, merecedor de un viaje y escapada de fin de semana :D Y nunca he estado en León.

La casa donde nos alojaremos, por lo visto, está llena de intrigas, porque sonidos extraños y sombras inesperadas, a lo Iker Jiménez -cómo lamento citar a este periodista gilipollas que inventa historias divinas-, hacen que aquella parezca una casa custodiada por las almas de antepasados suyos. Tal vez sea eso lo que debamos de temer, o más bien el hecho de que su padre -castellano viejo, presupongo- pueda aparecer por la casa, sea la hora que sea, con escopeta a la espalda, para controlar si cada quien duerme con cada cual... esto es: que no haya arremolinamientos nocturnos. Y menos con su hija ;)

Morcillas leonesas, cerveza por cangilones, vinos, pimientos rellenos de gulas y otros ricos embutidos. Hará frio, lo más seguro, y nada como una buena pitanza leonesa. En fin, solo puedo deciros que se aceptan portes de cecina, a pagar en la entrega :D ¡¡¡ME ENCANTA LA CECINA!!!