sábado, 18 de octubre de 2008

miércoles, 15 de octubre de 2008

Conservador vs. Pornostar


Mi batitaaaaaa de Restauración!! Ya nos han dicho que sería interesante hacerse con la bata, para evitar ensuciarnos la ropa cuando trabajemos en el laboratorio. Así que este fin de semana bajé a recuperar mi querida bata, de cuando tenía clases de Restauración en la Universidad. Ahí andaba la pobre, acumulando polvo y totalmente ignorada en un cajón.


La bata significa lo mismo que para un cura cuando le dan el alzacuellos, a un cocinero el gorro ese o a un torero el capote: haces mogollón el ridículo y te ves supertonto, pero qué coño, es una pasada. Quiere decir que la cosa se pone seria y que todo empieza a ser más real que antes. Es como un paso adelante. Es un nuevo rol.

¿Me ganaré el derecho a llevarla? Además que mi bata ya tiene su historia y le tengo mucho cariño. Recuerdo cuando fue parte de un disfraz erótico improvisado, haciendo de médico cachondo. Qué triste, últimamente estoy nostálgico.

martes, 14 de octubre de 2008

El hombre de la larga figura


Hombre de excelso pedigrí, proyecto de prohombre, dos veces Grande de España y gran bebedor de cerveza cubana. Por su cuadro no quedan reflejados ni las arrugas del paso de los años, ni las canas, ni acaso la tripa que ya esperábamos. Joven y gallardo, aguarda a que venga un restaurador a librar de oscuridad las ligeras pinceladas del oleo, sobre piel de cuero de rana -ya podría haber sido tabla :P-.








Ains! Qué de pelo teníamos antaño :P jaja ¡De estas fotos unos 5 años!

jueves, 9 de octubre de 2008

El ritmo abulense

Bue, la verdad es que ahora ando un poco desconectado de todo, incluido el cutre blog este. Novedades, todas las del mundo, empezando por la residencia donde ahora vivo, por la propia Ávila y sus ritmillos de vida, o por nuestra escuela de Restauración. Cada cosa tendría un adjetivo. Ninguno malo del todo. Poco a poco me voy haciendo a mi nueva vida y a los nuevos estudios.

La residencia... un poco caótica los últimos días. Novatadas, algunas divertidas, algunas una cosa que sólo emocionaría a un niño... otras solo hormonas y adrenalina que se libera contra otro para demostrar lo gallito que es uno, lo hombre que se es... o tan solo la forma de sacar fuera sus propias fobias, que son menores si se demuestra a los demás esa autoconfianza ridícula.
La ciudad... tranquila, bonita, animada... pero algo incómoda para los que, como nosotros, vivimos en el extraradio y tenemos que remontar cuestas para llegar a cualquier punto. Me gusta.
La escuela... maravillosa: profesores simpáticos y competentes, por lo que llevamos visto (luego cualquiera sabe), muy práctico y divertido lo que hacemos; un poco caos porque acaban de empezar a rodar y no saben por dónde tienen que salir. Pero de momento todo pinta pero que muy bien :)
En fin, qué tan sólo llevo dos semanas... más adelante os contaré. Salu2